James Fitzpatrick – Entrevista

Hoy toca rescatar y publicar una entrevista que lleva cierto tiempo en el archivo de SoundTrackFest, una entrevista con el productor discográfico de música orquestal y de bandas sonoras James Fitzpatrick, realizada durante el Festival de Música de Cine de Praga de 2017 por Gorka Oteiza.

 

En la entrevista, el veterano y bonachón James Fitzpatrick nos habla sin tapujos sobre sus comienzos, sobre cómo iba para abogado y acabó en el mundo de la música de cine, sus primeros pasos como dependiente en las tiendas de discos Rare Records y 58 Dean Street, el arranque de Silva Productions, cómo vendió 50.000 copias de la banda sonora de Cocodrilo Dundee, su historia de amor/odio con Lawrence de Arabia de Maurice Jarre, la fundación de Tadlow Music Ltd, su implicación en Smecky Music Studios en Praga y la creación de la Orquesta Filarmónica Ciudad de Praga (City of Prague Philharmonic Orchestra)… entre muchas otras historias… (Historias adicionales que vendrán en una segunda parte de esta entrevista, que se publicará a lo largo de la semana).

 

ENTREVISTA

¡Hola James! Muchas gracias por recibir a SoundTrackFest aquí en Smecky Music Studios en Praga.

¡Sois bienvenidos siempre que queráis!

 

¡Gracias! Vamos a comenzar… Eres bastante famoso en el mundo de la música de cine y de las bandas sonoras en general, pero por favor, James, preséntate a las personas que aún no te conocen… ¿A qué te dedicas? ¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo de la música de cine?

Oh Dios, ¡esto va a llevar horas! (*risas*). Solo estaba bromeando… Pero de todos modos te daré la versión corta… Soy James Fitzpatrick, dirijo una compañía llamada Tadlow Music Limited que esencialmente es para organizar o lo que llamamos contratar, o en inglés lo que decimos arreglar, sesiones de grabaciones orquestales para bandas sonoras de películas, de videojuegos, de TV, álbumes clásicos, álbumes pop, álbumes de heavy metal… A cualquiera que necesite una orquesta, generalmente puedo ofrecerle servicios de supervisión y reservarles la orquesta. La mayor parte del trabajo se hace en Praga. Todavía tengo algo de contratación en Londres, pero la diferencia en el presupuesto es tremenda, así que cuando la gente sabe cuánto cuesta Praga, el noventa y nueve por ciento de las veces dicen que vamos a ir con Praga. A veces sí, a veces hay alguien que tiene suficiente dinero para Londres, pero Londres tiene en general películas de gran presupuesto, mientras que en Praga hacemos las películas de bajo presupuesto y extremadamente ajustadas, porque generalmente son solo unas pocas sesiones. Estuvimos involucrados recientemente en una película de Hollywood que fueron dieciséis sesiones, que ha sido genial para los músicos y genial para mí, pero se vuelve algo tedioso y aburrido. Es mucho más agradable hacer álbumes o partituras cortas, donde, ya sabes, es algo de uno o dos días y luego pasamos a otra cosa.

James Fitzpatrick - Entrevista

 

Así que me imagino que te gustará trabajar para series de TV entonces, episodio por episodio…

Bueno, nunca grabamos toda la BSO de una vez. Digamos que la serie de televisión tiene ocho episodios, por lo que hacemos ocho sesiones en ocho semanas. Entonces el compositor está escribiendo el episodio uno, y lo grabamos, luego tiene una semana para escribir el episodio dos, y así sucesivamente. A veces, al igual que con Mychael Danna y la serie de televisión Tyrant, estaban emitiendo el primer episodio mientras solo estábamos grabando el episodio tres, por lo que no hay margen para que un compositor que se ponga enfermo ¡o tengamos algún problema técnico! Es una locura, pero la última serie que estábamos haciendo con Mychael fue Last Tycoon de Amazon, donde creo que a pesar de que estábamos grabando música semanalmente, no iban a emitirla hasta que terminara la música.

 

Esa es una buena idea.

¡Eso espero! Pero… volvamos a cómo empecé en este mundo… (*risas*) Me interesé por primera vez por la música de cine a la edad de seis o siete años, cuando fui a ver una película llamada Lawrence de Arabia. En aquellos días, te sentabas en el teatro a oscuras y tenías una obertura de cinco minutos y eso me dejó sin aliento. Porque en esa época, a principios de los sesenta, donde las películas se proyectaban en Widescreen, Panavision o 70 milímetros, la música era tan importante que a menudo tenías una obertura como en Zhivago o incluso para el Grand Prix o La caída del imperio romano. La música entonces, era mucho más importante de lo que es ahora. El nombre del compositor era uno de los últimos en los títulos principales, y ahora a veces el compositor queda relegado a, ya sabes, al final como el diseño de vestuario, los constructores de decorados o algo así.

Así que eso hizo que me interesara en la música de cine, pero también me interesé realmente en cualquier tipo de música. Quiero decir, me encanta cualquier tipo de música siempre y cuando sea buena música. No me gusta mucho el Country, pero aparte de eso, si algo es bueno, me gusta.

 

Así que te enganchaste en el mundo de las bandas sonoras con Lawrence de Arabia… y luego …

Bueno, cómo me metí en el negocio fue puramente por accidente. Después de lo que llamamos en Inglaterra los “A-levels” en la escuela (pruebas pre-universitarias), se suponía que debía ir a la universidad para estudiar leyes, porque mi hermana es abogada y mi padre abogado, por lo que hay precedentes en la familia. Pero estaba tan agotado por todos los exámenes que pensé “OK, me tomaré un año sabático y luego decidiré qué hacer”. Y así empecé a trabajar en una tienda de música en Stockport, que está en Manchester, en el norte de Inglaterra. Empecé como vendedor de Hi-Fi vendiendo sistemas Hi-Fi de Bang and Olufsen y Dynatron, pero tenían un gran departamento de discos y el encargado enfermó. Me pidieron que me encargara de ese departamento, así que me involucré en la tienda de discos. Dirigí ese departamento por un tiempo y luego me mudé a una gran tienda de discos en Manchester llamada Rare Records, y luego me pidieron que bajara a Londres para administrar 58 Dean Street Records abordado por Derek Braege. En ese momento, ya era especialista en bandas sonoras de películas y musicales. Pude conocer a muchos compositores y directores. Martin Scorsese era un cliente habitual, Anthony Quinn o George Delerue venían regularmente, Charles Gerhardt… Así que fue fantástico. Una tienda pequeña pero una tienda muy importante.

James Fitzpatrick - 58 Dean Street Records

 

¡Eso significa que eras una referencia en Londres en aquel entonces!

En aquellos días había un verdadero mercado de coleccionistas. El mercado no estaba inundado como lo está ahora, y cuando la gente estaba buscando álbumes raros, porque comprábamos colecciones y demás, era un momento emocionante. Y también fue emocionante cuando ocurría un lanzamiento. Recuerdo que un representante de un sello discográfico llegó una vez a la tienda y tenía un nuevo lanzamiento de westerns. No podía creerlo cuando le encargue cien copias. Me dijo: “¡Nadie ha hecho eso todavía!”, pero le dije que los venderíamos, y así lo hicimos. Así que era un momento emocionante para ser un coleccionista.

Luego dejé 58 Dean Street porque quería expandirme y un par de años después comencé Silva Productions con un amigo mío llamado Reynold De Silva. Solíamos gestionar música Jazz para HMV. Silva Productions se encargaba esencialmente de la importación de álbumes que no se habían lanzado en el Reino Unido. Hubo muchos álbumes editados en Estados Unidos, Francia, incluso en España, que no se editaban en el Reino Unido, así que solíamos importarlos, distribuirlos y la progresión natural fue… ¿por qué no comenzamos nuestra propia discográfica?

 

Una cosa lleva a la otra…

¡Exactamente! Y así lo hicimos. El trabajo consistía esencialmente en licenciar bandas sonoras que no habían aparecido en disco hacía tiempo – los CD acababan de comenzar- . Así que conseguíamos licencias de productos como Damien o Alien de Universal, para remasterizarlos y ponerlos de nuevo en el mercado para los coleccionistas. Y luego, la siguiente fase que pensamos fue… “OK, esto va bien… hagamos algunas bandas sonoras originales, algunas bandas sonoras nuevas nuestras“. Y justo nos ofrecieron desde Australia una película de la que nadie había oído hablar, nadie sabía nada de ella, y dije: “Bueno, ¿por qué nos la ofrecéis?” Y dijeron “Porque es justo antes de Navidad, y queremos una pequeña empresa que puede lanzarla y asegurarse de que el álbum y el CD estén en las tiendas el día del lanzamiento de la película”. Como era Navidad, todos los principales sellos discográficos estaban en modo de temporada navideña, demasiado ocupados, así que lo aceptamos, y esta “pequeña película” fue Cocodrilo Dundee, que fue un gran éxito, y el álbum… Creo que vendimos sobre 50.000 copias, ¡que fue fantástico!

 

¡Es un gran número!

Bueno, no conseguirías esos números en estos días. Quiero decir, tal vez con una gran película de gran presupuesto en estos días podrías, como con Avatar. Creo que la banda sonora de Avatar vendió eso, pero en aquellos días, porque una vez más, el mercado de bandas sonoras no estaba saturado, sucedió. Y vale, quiero decir, nadie realmente recuerda la música de esa película. Vendimos mucho porque la película fue un gran éxito, nada más. Después de eso pensamos, “OK, esto está yendo bien, ¿por qué no hacemos nuestras propias grabaciones de bandas sonoras clásicas?”. Entonces, la primera que hicimos fue Horizontes de grandeza compuesta por Jerome Moross.

James Fitzpatrick - Horizontes de Grandeza

No tenía ni idea de cómo grabar una orquesta, así que llamé a Christopher Palmer, el orquestador, para producir el álbum. Grabamos todo el álbum en un día y tuvimos que terminar el master a medianoche del mismo día. Debido a que lo grabamos directamente en estéreo, nos llevó nueve horas y tres sesiones con la Philharmonia Orchestra. En ese momento pensé, ¡así es como debería hacerse! Y sigue siendo un álbum fantástico, aunque Christopher tomó ciertas decisiones artísticas con las que todavía no estoy de acuerdo, y que ciertamente me gustaría volver a recuperar algún día. Pero aparte de eso, Horizontes de grandeza parecía funcionar bien, se vendió bastante bien… Creo que vendió alrededor de 10.000 copias, lo cual, nuevamente, es fantástico para los estándares actuales.

Entonces me acerqué a mi amigo Maurice Jarre para hacer Lawrence de Arabia; un nuevo álbum, ya que el álbum original era espantoso a nivel de sonido. Maurice estuvo de acuerdo y dijo que le encantaría hacerlo y que lo iba a hacer. Nuevamente involucré a Christopher Palmer, porque él era el orquestador de Maurice, y estábamos listos para grabarlo en CTS Studios Wembley. Realmente yo no estaba de acuerdo con eso porque particularmente no me gustaba ese estudio, pero fue allí donde Maurice grababa y ya estaba acostumbrado. Desafortunadamente, hubo un pequeño contratiempo contractual, un malentendido entre el abogado de Silva y el abogado de Maurice, por lo que Maurice decidió retirarse, y además también tuvo una infección, por lo que no hubiera podido hacerlo de todos modos.

James Fitzpatrick - En el estudio

Por desgracia no podía cambiar la fecha de grabación, porque teníamos fijado lanzar el álbum al mismo tiempo que la nueva versión de la película, la versión restaurada, así que le pregunté a Maurice si estaba bien si Tony Bremner dirigía en su lugar. Dijo que sí, porque habían trabajado juntos en Mad Max y otras, y Tony era amigo de Christopher, así que parecía una cosa lógica. Pero… ¡con Lawrence de Arabia, todo lo que podría salir mal en una sesión de grabación salió mal! (*risas*).

 

¿Así que… tuviste muchos problemas con tu “primera” grabación de Lawrence de Arabia, no? (porque hiciste otra más tarde…) Bueno, mirando el lado positivo, ¡sacaste mucha experiencia de allí!

¡Sí, aprendí mucho! Una vez más, estábamos grabando directamente en estéreo, sin multi-pistas, por lo que no se mezcla, simplemente grabamos en la orquesta, como hice con muchos álbumes clásicos. Lamentablemente, nuestro ingeniero de sesión, aunque es un ingeniero maravilloso, fue increíblemente lento y solo teníamos una sesión para grabar la música una tarde-noche, y luego dos al día siguiente. En total tres sesiones (unas 9 horas) para grabar casi sesenta minutos de música, por lo que no puedes perder el tiempo. Afortunadamente, dedicó aproximadamente una hora antes de que comenzáramos a grabar, porque estaba tratando de obtener un equilibrio perfecto. Conozco Lawrence de Arabia muy bien, y en este sentido, es muy difícil lograr un equilibrio con toda esa percusión. Entonces eso nos ralentizó. Además, me volvieron a obligar a tomar una decisión, la cual lamento totalmente y fue totalmente mi culpa, porque cuando llegó el presupuesto, era mucho más de lo que pensamos que sería. La decisión fue que cuando Reynold me pidió ver de dónde podía recortar orquestalmente, le pregunté a Christopher, y recortamos en las cuerdas. ¡Bien, con Lawrence de Arabia, no deberías recortar en las cuerdas! ¡Lo sé ahora!

De todos modos, en lo que respecta a la grabación, estábamos tan retrasados en la primera sesión, que a la mañana siguiente todos estábamos de nuevo en CTS a las diez en punto, listos para empezar y dije: “¡De verdad tenemos que ir rápido hoy!”. Había ciertas pistas que no eran tan importantes, así que necesitábamos poner el foco en las pistas importantes. Y de repente los músicos dijeron: “Está bien, pero ¿dónde está la música?”. Yo respondí: “¿Qué quieres decir con dónde está la música? Estaba allí anoche”… Dije señalando a un costado… ¿Y sabes qué? … ¡Las partituras habían desaparecido! Aparentemente, las señoras de la limpieza habían estado en el estudio a la noche y habían cogido toda la música y la habían arrojado a la basura… ¡a la basura!

 

¡Increíble! ¡Sí que fueron unas sesiones de grabación muy difíciles! ¿Y cómo resolviste eso?

Parecía que nos estaban gastando una broma en ese momento. (*risas*) Entonces, Tony, Christopher Palmer y yo… y cualquiera que pudiera ayudar, salimos, revisando los contenedores de basura tratando de juntar la música. El gerente de la Philharmonia dijo: “Está bien, entendemos que no es culpa vuestra, y vamos a retrasar la sesión por una hora, de modo que con suerte podamos hacer algo juntos luego”. Nos las arreglamos para obtener algunos temas y comenzar a grabar, y mientras la grabación estaba en marcha, yo estaba resolviendo como podía el resto. ¡¡Ese incidente desde luego no ayudó nada!!

Además, lo que yo no sabía es que el canal izquierdo estaba siendo sub-grabado por unos cuantos D.B. menos que el canal derecho, por lo que el sonido no era el correcto. Y, con esto quiero decir, que nos pasaba una cosa tras otra…

 

Así que resolvías un problema y aparecía uno nuevo. ¡Lawrence de Arabia te estaba poniendo a prueba! ¡Una historia de amor/odio!

¡Fue una pesadilla! Y luego, de nuevo, Chris había vuelto a orquestar ciertas pistas, especialmente las que no estaban en el álbum original, las que realmente quería grabar yo, y me cambió la orquestación, cambió los arreglos, cambió el formato, y yo estaba furioso, porque esas pistas me apasionaban. Él dijo “bueno, sí, sí, Maurice quería hacer esto” y le respondí “¡deberías habérmelo dicho!”. ¡Como digo, una pesadilla! Pero al final sacamos el álbum y volvió a venderse bien, y de hecho todavía se vende muy bien, es uno de los best-sellers de Silva Screen.

Vi a Maurice unos meses después del lanzamiento en el Festival de Música de Cine de Sevilla, donde compartía cartel con Ennio Morricone. Nos pusimos a charlar. Maurice era un tipo encantador, pero obviamente estaba muy decepcionado, y me dijo “¡Qué mierda de grabación!” Y le dije “Sí, lo sé, Maurice, realmente lo es” (*risas*) y él dijo “…pero al menos la portada del álbum es fantástica” y respondí con un “¡Gracias!

 

Bueno James, lo hiciste lo mejor que pudiste en ese momento con lo que tenías y con lo que sabías… ¡y a pesar de todo, salió bastante bien!

 ¡Sí! Y, francamente, eso no afectó nuestra amistad. Maurice solía llamarme de vez en cuando, pidiéndome consejos, e incluso me dijo una vez: “He oído que has hecho una grabación de Clásicos Navideños, ¿puedo tenerla?”, quería la grabación para escucharla en casa o algo así. Así que la grabación de Lawrence de Arabia fue amargamente decepcionante para todos, pero ya sabes, seguimos adelante, y aunque Maurice murió años después, afortunadamente yo todavía tenía todas las partituras originales de antes de que Chris Palmer las re-orquestara, así que años más tarde, cuando pude permitírmelo, lo grabamos de nuevo como debería haberse hecho: ¡¡con una orquesta del tamaño adecuado!!

James Fitzpatrick - Lawrence de Arabia

Quiero decir, teníamos una orquesta de cien piezas en la sala, abarrotada, muy concurrida, pero que genera un sonido perfecto para ese tipo de partitura. No quieras hacer esto en una sala de conciertos, porque no hay separación y hay demasiada reverberación con doce percusionistas tocando en vivo. Así que lo hicimos como creo que debería haberse hecho, finalmente.

 

¡Esa es una historia muy bonita! ¡Y ya tienes la grabación que querías! ¿Y después, cómo fue tu carrera con Silva Screen?

¡Sí!… volvamos a Silva Screen. Después de Lawrence de Arabia comenzamos a hacer más grabaciones. Le dije a Reynold: “Estamos haciendo estas grabaciones para fans y personas que conocen la música de las bandas sonoras, y se han tomado ciertas decisiones que no han complacido a los fans”, así que dije: “Puedo producir estos álbumes”. No soy músico, nunca lo era, solía tocar la trompeta y el violín muy mal, pero dije “Mira, conozco el original muy bien y sé cómo debería sonar…”, así que comenzamos a grabar cosas como música de terror de la Hammer con la Philharmonia, y también hicimos algunas grabaciones, que parecía una gran idea en ese momento, usando una orquesta de aficionados que es la Westminster Philharmonic Orchestra.

James Fitzpatrick - Revisando una partitura

Desafortunadamente, tardé tanto en obtener una buena interpretación allí que me estaba desesperando un poco. Entonces, mi ingeniero de grabación me dijo “Mira, acabo de estar en Praga haciendo una grabación, ¡y ahí son realmente buenos!”. Habían estado en Praga también por una película de la BBC sobre un libro de Kafka, que fue filmada en Praga, y ya tenían historia de grabación de música de cine en Praga. Así que decidí probar en Smecky Studios.

Vine por primera vez a Smecky Music Studios en febrero de 1989 con Nick Raine como mi asistente (*risas*). Las cosas han cambiado bastante ahora. Él se quejaba del frío todo el tiempo (*risas*). Hicimos un álbum de Fellini-Rota, que ya sabes, tiene algunos pequeños defectos, pero todavía creo que es un buen álbum. Y tuvimos una grabación tan divertida, y la orquesta fue tan entusiasta… El álbum tenía muchos estilos diferentes, un poco de jazz un poco de pop, luego algo clásico… y lo hicieron muy bien.

 

Así que ese álbum fue una especie de prueba. Probaste la orquesta y el estudio para ver si podían hacer el trabajo.

Eso es, así que me quedé muy contento y comencé a grabar aquí. Hubo algunas cosas que no tuvieron tanto éxito. Una vez más, probablemente fue culpa mía por intentar hacer cosas muy “marchosas-funky-jazz” con el estilo de Lalo Schifrin, pero sin clic y con una sección de ritmo en vivo. Ahora sé exactamente lo que haría, pero antes no lo sabía. Pero ahora, colectivamente, creo que he hecho más de cien CDs aquí, y algunos de ellos todavía los escucho regularmente, porque nos lo pasamos muy bien grabándolos y son realmente buenos. Estoy bastante orgulloso de algunos de ellos.

James Fitzpatrick - Smecky Music Studios - Grabaciones

Luego, después de quince años de Silva, me cansé de toda la industria discográfica, de cómo iba cuesta abajo debido a que las descargas y a que las ventas no eran muy buenas, etc, etc. Aunque tuvimos mucho éxito con algunos artistas clásicos, lo que realmente ayudó a mantener Silva Screen. Pero como dije, me cansé de la industria discográfica, así que comencé Tadlow Music Ltd, que básicamente se dedica a la producción y contratación de música para más sellos discográficos y películas.

Ya sabes… Había tenido suficiente de discográficas, pero después de dos años pensé, “bueno, sería interesante volver a grabar… vamos a hacer Los Cañones de Navarone”. Algunos de estos álbumes que he hecho… algunos fueron fáciles de sacar adelante. Por ejemplo, Valor de Ley fue muy fácil, quiero decir, se suponía que Elmer debía llevarlo a cabo, pero al final no fue así. Grabé la última partitura original de Elmer para un documental llamado De Mille sobre Cecil B. DeMille. Lo hicimos en Praga y finalmente va a salir dentro de un par de meses. Hemos estado tratando de obtener los derechos de los productores desde hace tiempo. Lo pasamos muy bien haciéndola, pero desafortunadamente Elmer se estaba muriendo. Disfrutamos las grabaciones. Los músicos lo amaban, y sus únicas instrucciones a la orquesta durante los cinco días que estuvo allí fueron “si tocas lo que está frente a ti, todos estaremos bien”. Esa es la única cosa, la única instrucción, y él simplemente dejó que la orquesta hiciera música.

James Fitzpatrick - Cecil B DeMille

 

Vimos el ensayo de Joe Hisaishi ayer aquí en Praga para el concierto de este fin de semana, y bueno, dio muchas correcciones, ¿no?

Bueno, en mi opinión, él dio la cantidad adecuada de correcciones. Quería obtener un sonido preciso y necesitaba esas correcciones, así que estuvo bien. Pero a veces, tienes directores que desean decirle a la orquesta cómo tocar cada compás, lo que no es práctico. ¡Déjalos tocar! Saben si han tocado una nota mal, no es necesario que se lo digan. Son músicos profesionales.

James Fitzpatrick - Smecky Music Studios - Joe Hisaishi y CoPPO

Entonces, con la grabación de De Mille, las noches eran divertidas escuchando historias de Elmer de la Edad de Oro. En la última noche, él era la única persona que se quedaba, porque volvía a Estados Unidos al día siguiente, y toda la gente de la producción iba a volver a Inglaterra ese día, así que nos quedamos Elmer y yo. Lo último que Elmer me dijo fue “nos vemos pronto en Praga para Valor de Ley”, pero desafortunadamente eso no sucedió, así que ya sabes, lo hicimos sin Elmer, pero estoy muy orgulloso de ese álbum.

En esos días, Valor de Ley podría vender 3.000 copias, lo que nunca cubriría los costos de grabación, pero no sería tan malo. Lo principal con Praga, el por qué grabamos en Praga aparte del precio que es muy bueno, es que posees los derechos del master al cien por cien. Si grabas en Londres, tiene que pagar un extra por lo que llaman “derechos de compra” y a veces, no es una compra completa. En Praga, sin importar si se trata de un videojuego comercial o lo que sea, una vez que se paga la factura, puedes hacer con el master lo que quiera.

James Fitzpatrick - Valor de Ley

 

Eso no sucedería en Londres… Complejo y curioso el mundo de los royalties/derechos…

No, no pasaría. Si la música al final se acaba usando en anuncios comerciales o publicitarios o algo por el estilo, entonces es donde quizás puedas ganar algo de dinero, o al menos, recuperar algo de dinero. Muchos obtienen licencias de bandas sonoras originales, pero solo tienen los derechos para ese álbum. No tienen otros derechos y es por eso que ahora hay tantas ediciones limitadas de 300 o 500 copias. No puedo imaginar hacer eso para una grabación, porque eso no es rentable. Pero si posees los derechos del master, entonces puedes tener quizás algún ingreso inesperado más adelante.

 

Hablemos un poco sobre Praga y sobre Smecky Music Studios. Cuéntanos la historia que hay detrás…

Ok… Primero se pronuncia “Smechki”, la “c” suena como “ch” en Checo… así que es “Smechki” Music Studios.

 

Vale, “Smechki Music Studios” entonces! (*risas*)

(*Risas*) El edificio fue construido en 1907 como el centro cultural alemán en Praga, y por supuesto, había poca población alemana. Incluso en la década de 1920 Einstein dio una serie de conferencias aquí e incluso tocó el violín en la sala principal.

 

¡Así que Einstein estuvo aquí y tocó el violín!

¡Sí, sí! Después llegó la Segunda Guerra Mundial y la sala principal aquí era la sala de baile para los oficiales del ejército alemán, no para los oficiales de las SS, que probablemente no podían bailar (*risas*), sino para el ejército alemán regular. Luego, casi inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, en 1946, la sala principal se convirtió en un estudio de grabación orquestal porque Barrandov Studios, que es un gran estudio de cine en las afueras de Praga, donde hicieron Casino Royale y Misión Imposible y Blade y muchas más, quería un estudio de grabación. Entonces Smecky se convirtió en parte del Complejo Barrandov, aunque nadie sabía realmente quién era el dueño del edificio… ya sabes, porque los alemanes habían sido expulsados después de la Segunda Guerra Mundial.

James Fitzpatrick - Smecky Music Studios

Fue un estudio de música y grabación de Barrandov durante muchos años, y en 1974 hicieron muchas de estas películas de arte checo, y también las películas de cuentos de hadas checas. Ciertamente en aquellos días, en los años 50 y 60, era casi como un mini Hollywood aquí. La orquesta estaba asalariada, por lo que llegaban  todos los días, se registraban, y si había una sesión, se quedaban, si no, se iban a casa. Cuando Jan Holzner, mi ingeniero principal aquí, comenzó, enero generalmente era un mes para ensayar. Pero fue literalmente como tener la orquesta M.G.M. en Praga; estaban asalariados

Cuando comencé a grabar aquí fue justo después de la Revolución de Terciopelo en 1989 y lo que sucedió es que había un jefe de estudio, que tuvo que decirles a todos los músicos asalariados “ya no podemos pagarles más, todos ustedes tendrán que ir a trabajar por cuenta propia”. Mucha gente acababa de perder una fortuna en esos momentos. Había cinco orquestas sinfónicas, dos orquestas de ópera, muchas orquestas federales, con personas que tenían que encontrar nuevos “hogares”. Entonces, con las grabaciones, lo que hice fue seleccionar a los mejores músicos de todas las diferentes orquestas y crear la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Praga (City of Prague Philharmonic Orchestra). Comenzó realmente solo como una orquesta de sesiones de grabación y acabamos eligiendo a los mejores músicos disponibles en fechas concretas.

 

Así que creaste la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Praga desde cero, para las grabaciones.

Sí, básicamente lo hice yo mismo. Quiero decir, en los primeros días trabajé con un hombre llamado Rudolph Wiedermann, pero durante los últimos veinte años he estado trabajando con Joseph Pokluda, que es esencialmente el jefe de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de Praga, y también es el jefe de Smecky Music Studios, pero básicamente somos casi como socios. Le aconsejo qué hacer, es decir, hemos hablado sobre qué músicos queremos y cómo hacer que las cosas sean más profesionales y mejores, y compartimos muchas decisiones. Por ejemplo, estamos construyendo una nueva sala de control, y eso va a costar… bueno… cuesta más de 600.000 euros.

 

¡Es una gran cantidad de dinero para la República Checa!

Sí, sí, es una gran cantidad y todo es inversión privada; no hay dinero del gobierno o del consejo local. Es todo el dinero que Joseph y yo, hasta cierto punto, hemos podido obtener de las ganancias de las grabaciones. El dinero que ganamos de las grabaciones, Joseph lo pone en el estudio y yo lo pongo en otra grabación, así que al final, ambos no tenemos dinero. (*risas*)

 

Bueno, no tienes dinero, pero estás invirtiendo en lo que te gusta y te encanta…

 Soy afortunado y ya me conoces, no tengo muchos gastos aparte de unas buenas vacaciones con mi esposa… que de lo contrario me mataría (*risas*). No tenemos hijos y no tenemos otro tipo de gastos, así que puedo dedicar ese dinero al estudio. Hay una broma entre algunos compositores, especialmente Grant Kirkhope, quien se burla de mí básicamente diciendo “¡Siempre estás de vacaciones!” Y yo digo: “¡No! Siempre viajo, pero estoy de vacaciones o trabajando. Es una cosa u otra. ¡No hay más!”

 

Pasas tanto tiempo aquí en Smecky Studios, que mucha gente pensaría que vives en el estudio… o al menos en Praga, pero… ¿dónde vives en realidad?

Vivo en Cambridge en un pueblito minúsculo, de solo unas pocas casas, una calle, ningún pub, sin alumbrado público, sin tiendas… nada más que naturaleza salvaje. Es fantástico cuando quiero desconectarme del mundo, y también está a solo doce millas de distancia de dónde vive Gareth Williams, mi ingeniero de mezclas, que es un genio absoluto. Él tiene su propio estudio en casa, así que no tengo que ir a Londres para hacer mezclas y masterización. También es compositor, toca muchos instrumentos musicales diferentes, e instrumentos étnicos y es de gran ayuda. Así que en las grabaciones tenemos la mejor calidad de sonido pero no tenemos que pagar las tarifas de Abbey Road.

 

Hablando de tarifas y competencia, hagamos un poco de promoción de ti mismo y del estudio (*risas*). ¿Qué tipo de servicios o grabaciones puedes hacer? Imagina que soy un compositor o un productor de películas… ¿Qué podrías ofrecerme? ¡Véndete a ti mismo!

 (*Risas*) ¡Esa pregunta es buena! Ok… vamos a ver… de hecho es muy simple… Siempre les digo a los compositores: “Estamos aquí para asegurarnos de que obtengáis la mejor calidad posible. Todo lo que tienes que hacer es aparecer y escuchar tu música, nosotros haremos todo lo demás”. Básicamente, reservo la orquesta, los músicos, si el compositor necesita un orquestador como Nick Raine o Adam Klemens, entonces reservo un orquestador, y también el copista de música… bueno, todo el equipo. Reunimos a todo el equipo para que, literalmente, a las 9 en punto de la mañana, todo lo que el compositor tenga que hacer es aparecer y supervisar la grabación.

James Fitzpatrick - Smecky Music Studios (Sala de grabación)

Obviamente, ya sabes, tienen que proporcionarme sesiones o clics de Pro Tools, pero yo me ocupo de todo, especialmente si no tienen experiencia. Quiero decir, por ejemplo, hicimos 5 o 6 películas de Bollywood de Mumbai y la primera vez que un compositor de Bollywood pidió hacer una grabación en Praga, comenzamos a hablar… “¿qué tamaño de orquesta estás buscando?” Y dijo “¿Tal vez sesenta violines?”… Yo dije “ummm, eso es interesante, ¿y qué más?…” y dijo “seis violas, y… tal vez un oboe…”. Y yo le dije, “Ok, eso no va a funcionar. Necesitas un orquestador”. Y él dijo “¿Qué hace un orquestador?” Y yo respondí “Un orquestador toma tus ideas, si están en archivos MIDI o en lo que sea, y se asegura de que puedan ser interpretadas por una orquesta”. Ya sabes, no se puede simplemente dar una orquesta notas al azar y ¡esperar que las toquen bien!

O, como sucede, incluso hoy en día… he estado trabajando con compositores que cantan la melodía a las sección de cuerdas para que la toquen, pero estos solo pueden tocar algunos compases porque no pueden recordar toda la melodía.

 

¿En serio? ¿Puedes nombrar a un compositor que haga eso? (*risas*)

Puedo… pero no debería… (*risas*)… y volviendo al tema… mi trabajo es solo asegurarme de que cuando lleguemos a una sesión, no se pierda tiempo corrigiendo notas. Quiero decir, hemos tenido personas que han dicho “Oh, haré yo mi propia orquestación”. Muy bien… y luego les creemos, llegan a la sesión y tenemos el violonchelo en la clave equivocada, con lo que no pueden leer la partitura, no pueden tocar la música, no hay fraseo, no hay dinámica… Así que nuestro trabajo es simplemente hacer toda la preparación. Todo es acerca de la preparación. Si las cosas no están preparadas adecuadamente para una sesión, la sesión puede desmoronarse… ¡totalmente!

La sesión tiene que tener cierto impulso. Si los músicos están preocupados porque ven tantas notas equivocadas, pierden confianza, porque se dan cuenta que esto no va a funcionar y están poniendo su nombre en esa grabación. Incluso con música pop. Hemos hecho algunos arreglos pop para un compositor de Colombia el lunes por la tarde, pero siempre insisto en que obtengamos la música unos días antes, para que el director de orquesta pueda verla. En el pasado, especialmente de países como Turquía y Egipto y algunos otros, teníamos personas con poca experiencia, y de alguna manera les hemos creído que lo que traerán estará bien musicalmente… y luego descubres ¡que no puede ser interpretado! Entonces… es su dinero, es su tiempo… pero no quiero desperdiciarlo. ¡Por eso siempre insisto en que todo esté preparado de antemano!

 

Bueno, eso es muy interesante James… Tomemos un pequeño descanso y luego continuamos con esta entrevista…

¡Ok! ¡Me parece bien! (*risas*)

James Fitzpatrick - Gorka Oteiza y James Fitzpatrick

 

Entrevista realizada por Gorka Oteiza

 

[JAMES FITZPATRICK ENTREVISTA – FIN DE LA PRIMERA PARTE // ESTA ENTREVISTA CONTINUARÁ PRONTO CON UNA SEGUNDA PARTE]