John Williams’ Film Night – Boston – 31/5/2017

John Williams’ Film Night. Esas cuatro palabras deberían ser suficientes para llamar la atención de cualquier fan de la música de cine. Y si además incluyen el extra de tener a Keith Lockhart y al mismísimo John Williams dirigiendo el concierto, entonces ¡tenemos algo especial!

John Williams' Film Night - Symphony Hall

Este evento anual celebrado en Boston en mayo con la Boston Pops, una orquesta que ha estado tocando la música de Williams durante muchos años, es un regalo que el maestro da a sus fans cada año, mostrando su amor por la música y su deseo de compartirla con los públicos de todas las edades.

Este mes de febrero John Williams cumplió 85 años y la Boston Pops lo ha celebrado con un programa especial dirigido por Keith Lockhart que tuvo a ET y Tiburón en concierto este mes de mayo, un concierto llamado “Celebrating John Williams!” en abril con algunas rarezas de la carrera de Williams y un concierto especial llamado “Lights! Camera! Music! The Magic of John Williams” hace apenas una semana. Así que de alguna manera, el concierto que íbamos a disfrutar esta noche (miércoles 31 de mayo de 2017) era la cima del iceberg de todas las “pequeñas” celebraciones que se habían llevado a cabo los meses anteriores.

Keith Lockhart - Celebrating John WilliamsCon un Boston Symphony Hall completamente lleno, el concierto comenzó a las 20:00h con Keith Lockhart apareciendo en el escenario frente a una audiencia aplaudiendo y animando en un preludio de lo que estaba por venir. La primera mitad del concierto fue dirigida por Lockhart, quien empezó a calentar el ambiente con el tema Pops on the March, con un tono solemne y patriótico y una actuación perfecta. Antes de pasar a la siguiente pieza, tomó el micrófono y presentó el concierto al público contando cómo la idea inicial era hacer un concierto como en años anteriores, con temas de películas de John Williams y temas de otras películas famosas de Hollywood. Pero eso cambió más tarde ya que pensó “Oye John, ¡es la celebración de tu 85 cumpleaños! ¡Deberías tener un concierto completo para ti sólo!“. Una idea que fue muy bien recibida por la audiencia con un gran aplauso.

A continuación tuvimos la oportunidad de disfrutar de Main Title – The Towering Inferno, un tema no muy habitual en concierto y un tema que incluso con más de 40 años de antigüedad, todavía mantiene la frescura con su melodía bordeando la tensión y la sorpresa, tal y como se espera de una película de desastres. Este tema se ha interpretado recientemente en el concierto “Celebrating John Williams!”, desde el cual se grabó y editó un fantástico CD “Lights, Camera, Music! Six Decades of John Williams” que ya estaba a la venta en la tienda de la Boston Symphony Orchestra.

Pasando a la siguiente pieza, Lochkart presentó Stargazers – E.T. – The Extra Terrestrial con Jessica Zhou al arpa, en una versión que tenía orquestaciones deliciosas y suaves, donde el arpa dirigía la melodía en los primeros tres minutos, para luego ser envuelta por el empuje de la orquesta hasta el final del tema, que duró alrededor de 8 minutos en total.

Luego llegó otra pieza especial, raramente tocada en concierto Devil’s Dance – The Witches of Eastwick, con fuerza, carácter, diversión, ritmo y un desarrollo ágil y rápido, cuidadosamente supervisado por Keith Lockhart que dio instrucciones precisas a la orquesta dirigiendo con sus manos y sin batuta. ¡Fantástica interpretación!

Y así llegó uno de los momentos más destacados del concierto Theme – JFK con Thomas Rolfs tocando la trompeta, en un solo al principio que nos dejó la piel de gallina con una sensación de sensibilidad y lamento, pero también dejando ver la esperanza y la grandeza en la melodía. ¡Increíble actuación y gran aplauso del público al final!

Las pantallas que habían estado ocultas hasta ese momento bajaron para The Duel – The Adventures of Tintin, un tema rápido y divertido, que fue perfectamente complementado con imágenes de todo tipo de duelos que se podían encontrar en la historia del cine (desde películas de piratas, a Indiana Jones y duelos de sable láser en Star Wars). La orquesta y las imágenes estaban completamente sincronizadas, terminando en el mismo segundo exacto, dando una idea del entendimiento que Keith Lockhart y la orquesta habían logrado.

Llegando a las últimas piezas de la primera parte sonó Viktor’s Tale – The Terminal, con un divertido y rápido sonido de Europa del Este, que tuvo al frente a Thomas Martin tocando el clarinete para representar los problemas y las complejas situaciones por las que pasaba Tom Hanks en la película.

Las pantallas volvieron a bajar para complementar visualmente al tema Harry’s Wondrous World – Harry Potter, que duró unos cinco minutos y tuvo un colorido y juguetón tono que cautivó la atención de la sala.

Y justo antes de llegar al intermedio se interpretó Superman March, un tema maravilloso, fuerte, enérgico y potente, mientras las imágenes de muchas de las películas de John Williams eran proyectadas en las pantallas, mostrándonos indudablemente que John Williams es el Superman de la música de cine.

Con pilas cargadas en una fantástica primera mitad que duró una hora, llegamos al intermedio. Durante la pausa tuve la oportunidad de realizar una breve entrevista con Keith Lockhart en exclusiva para SoundTrackFest, entrevista que se publicará en los próximos días, pero de la que ahora me gustaría destacar una idea que Keith dijo sobre el concierto que se llevará a cabo el próximo 4 de julio: “Boston Pops Fireworks Spectacular” (leer noticia aquí).

En ese concierto se estrenará un nuevo tema llamado “The sum of US” compuesto por Alan Menken con letras de Jack Feldman y que como Keith Lockhart dijo durante la entrevista “Tiene que ver con un tema que está en la mente de mucha gente en estos días. La fuerza de este país ha estado siempre en la asimilación, no en mantener a la gente fuera o dejar entrar a otra gente. Es de esto de lo que trata esa canción“.

Continuando con el concierto, la segunda parte comenzó con John Williams apareciendo en el escenario con una gran ovación del público. Sonrió a la audiencia, agradeció y se volvió a la orquesta para comenzar con una suite llamada Hooray para Hollywood (con arreglos de John Williams) a la vez que se proyectaban imágenes de muchas películas clásicas de Hollywood en una suite frenética, alegre y rápida. Una verdadera celebración de las películas.

John Williams' Film Night - John Williams conducting (c) Michael Blanchard

Tener la oportunidad de ver dirigir a John Williams es una experiencia increíble, especialmente si estás lo suficientemente cerca. Se puede ver en su cara cómo mira a los ojos a los músicos, para dar instrucciones exactas sobre cómo realizar o cómo atacar una sección específica de una pieza. No sólo dirigía con la batuta, con la que mantenía el ritmo y el tempo todo el rato, sino que también lo hacía con la expresión de sus manos y con sus miradas e incluso levantando las cejas. Es increíble la fuerza y la resistencia que un hombre de 85 años puede tener. Pero hay una razón detrás de todo eso: hacer lo que más te gusta, dirigir tu música en vivo frente a un público entregado.

Volviendo con el concierto, se interpretó A Child’s Tale – Suite de BFG, suave, melódica y sensible, dando paso a una breve pausa que le brindó a Williams la oportunidad de tomar el micrófono y dar las gracias al público, pero principalmente a Keith Lockhart, por todos los conciertos que ha estado realizando con su música en los últimos meses, especialmente Tiburón, que como le habían contado, tuvo una recepción fantástica.

Y hablando de Tiburón, una película de 1975 con más de 40 años a sus espaldas, Williams recordó cómo un joven Steven Spielberg, de 28 años de edad en aquel momento, tuvo que lidiar con tantos problemas para crear una obra maestra. Una obra maestra de película que tuvo un equivalente en la obra maestra de banda sonora ganadora de un Oscar. Después de la introducción, se interpretaron los temas Out to Sea / Shark Cage Fugue – Jaws, que aunque no tienen como centro la famosa melodía que ya está en la mente de todos, sonaron estupendamente.

Seguido llegó A New Beginning – Minority Report, una pieza que no suena en concierto muy a menudo y que tuvo un buen desarrollo suave y progresivo, dando paso a un bloque de Star Wars que fue presentado por John Williams. Allí contó cómo ha estado trabajando en el episodio VIII este año, que se estrenará el próximo diciembre, y cómo cuando se le ofreció trabajar en la música del episodio VII no tuvo ninguna duda en su respuesta: SÍ. También dijo que se enamoró de Daisy Ridley y de su actuación en la película como Rey, y que de hecho para él el tema de Rey es el tema de Daisy.

Después de la explicación, batuta en la mano, John Williams comenzó con Scherzo for X-Wing – Star Wars: The Force Awakens, enérgico y resistente, para seguir con Rey’s Theme – Star Wars: The Force Awakens arrancando suave con un desarrollo brillante y desafiante, que demuestra la fuerte naturaleza del personaje, para terminar con March of the Resistance – Star Wars: The Force Awakens que puso un poderoso final a esta maravillosa parte del concierto.

A continuación se interpretó una fantástica suite de 6 minutos, que incluía imágenes de varias películas proyectadas en las pantallas en un Tributo a George Lucas y Steven Spielberg con Tiburón – Star Wars – En busca del Arca Perdida – E.T. que hicieron que la audiencia aplaudiera en cada segmento, con una orquesta totalmente comprometida bajo la cuidadosa y precisa supervisión de Williams. ¡Una obra maestra!

John Williams addressing the audienceEl concierto había terminado oficialmente pero la audiencia no estaba dispuesta a dejar que eso sucediera, así que después de un gran aplauso, John Williams regresó al escenario. Cogió el micrófono y contó cómo recientemente había dirigido un tributo a Carrie Fisher en la Star Wars Celebration Orlando. Carrie y su hija Jennifer estaban muy unidas ya que ambas tenían la misma edad y durante la niñez tuvieron una estrecha relación que mantuvieron a modo de amistad a lo largo de los años. Así que con esa carga emocional en la batuta, Williams comenzó a dirigir Princess Leia’s Theme – Star Wars IV: A new hope, que tuvo un comienzo suave y un sonido perfecto de la trompa, en una excelente pieza que tuvo algunos pequeños defectos del concertino, pero que sin embargo dio lugar en conjunto a una actuación maravillosa y cargada de sentimiento.

La gente se puso de pie pidiendo más, y John Williams ¡dio más! Comenzaron a sonar las primeras notas de 1941 – March, una pieza dinámica, alegre y jovial, donde se podía ver al mismo Williams disfrutando y sonriendo mientras dirigía. De hecho durante la actuación, miró a su lado derecho, hacia la audiencia, y alentó a la gente a aplaudir al ritmo de la música, algo que sin dudarlo hicimos. Después de todo, ¿quiénes somos nosotros para decirle que no a John Williams?

Con un fabuloso sentido de la celebración y con un público que se sentía parte integral de la velada, llegó una ovación de pie masiva después de la actuación, donde la audiencia aplaudió a rabiar agradecida pensando que la noche había terminado … ¡pero no fue así! John Williams volvió para un bis final: The Imperial March – Star Wars V: The Empire Strikes Back, que fue recibido con un nuevo gran aplauso de un público emocionado, que disfrutó de la pieza final de la misma manera que se disfruta un postre después de una comida fantástica. ¡¡Increíble final de velada!!

John Williams' Film Night - Audience

En resumen: un maravilloso concierto con una actuación perfecta de la Boston Pops, con un fabuloso sonido y genial acústica del Symphony Hall, con una excelente dirección tanto de Keith Lockhart como de John Williams, y con un programa muy equilibrado; con temas antiguos y poco usuales y temas nuevos y populares, dando algo para recordar a todos los públicos. Una noche para guardar en la memoria ¡durante mucho tiempo!

John Williams Thankful (c)Marc Escauriaza

 

 

Artículo por Gorka Oteiza (SoundTrackFest)

– Gorka querría agradecer a Sam Brewer de la BSO su ayuda para este artículo-