Entrevista a Lalo Schifrin – EXCLUSIVA SoundTrackFest

COMPONIENDO PARA TELEVISIÓN

En cuanto a componer música para películas y para televisión, géneros ambos en los que ha trabajado mucho, ¿Qué diferencias ve a la hora de abordar un trabajo?

¡Interesante pregunta! Digamos que usted tiene que mandar un mensaje a la familia. Entonces, la música de una película sería una carta extensa donde usted  puede decir muchas cosas, y el equivalente de la televisión sería un telegrama, donde tiene que decir lo más importante y con menos palabras.

 

Siguiendo con la televisión, este año 2016, concretamente ahora en septiembre, se cumplen 50 años de una serie mítica que es Misión Imposible, con un tema fabuloso que se ha utilizado en infinidad de ocasiones. ¿Cómo se obtiene la asignación de Bruce Geller el productor? ¿Y cuál fue el proceso que sigue usted para componer el tema principal, un icono de la música de televisión y de cine hoy en día? ¿Cómo decide enfocarlo de esa manera?

Primeramente, yo no tenía ni la menor idea de lo que iba el proyecto, porque ni siquiera me dieron un guion para leer y saber de qué se trataba. Al productor Bruce Geller le interesó mi música de otras cosas que había hecho, y llamó a mi agente para que yo fuese a la filmación. Me invitaron para que tuviera el ambiente y la atmósfera de lo que era la serie. Y bueno… yo no entendí nada, porque nunca había estado en una filmación. Es muy lento todo, y todo va por partes, en diferente orden, y claro, sin el guion, cuando uno de los personajes decía algo, yo no entendía nada. Ahora bien, cuando lo pusieron todo junto, hicieron el montaje y la compaginación, ahí si lo entendí.

Misión Imposible

El tema principal para mí no era el que luego fue el tema de cabecera, el que es conocido ahora. Hay dos temas. Si usted presta atención, sobre todo durante la serie, en los capítulos que yo hice, va a ver que hay dos temas.

El tema de los títulos, que es el más conocido, no se me ocurrió todavía en esa época.  Primero pensé en un tema de suspense, porque nunca se sabe si los agentes van a ganar o no, y siempre están planeando y hay tensión. El tema de cuando hacen los planes y no saben lo que va a pasar. Ese es el tema principal.

Después, Bruce Geller me dice, “Tienes que escribir un tema para los títulos, un tema que haga que si la gente está en la cocina tomando una bebida gaseosa, y el aparato de televisión está en la sala, si ellos lo escuchan desde la cocina, quiero que identifiquen que ahora empezó Misión Imposible”. Es como una llamada. Entonces ahí se me ocurrió escribir ese tema que ahora es tan conocido.

O sea que el primer tema fue el tema de suspense, el de hacer los planes, el de la preparación de la misión, y después vino este. Pero claro, los tuve que entregar todos juntos, porque cuando grabamos el primer capítulo tuve que grabar todo.

¡Interesante historia! ¿De qué otros trabajos de televisión guarda usted buenos recuerdos?

El mismo productor al año siguiente empezó una serie llamada Mannix, que también tuvo un tema muy interesante, muy dinámico, diferente.

Y luego hay otras como Petrocelli, que también me gustó mucho.

 

CLÁSICOS DEL CINE

Vamos a cambiar ahora de tercio y hablemos de sus trabajos para el cine. Hay algunas películas que son ya míticas y generan muchos recuerdos en la gente, como por ejemplo Cool Hand Luke – La Leyenda del Indomable (1967) con Paul Newman. ¿Qué nos puede contar sobre ese trabajo?

¡Esa película es mi favorita de todas! ¡Fue tan increíble! Porque no sé si usted lo sabe, pero fue muy difícil que me contrataran. Había dos agentes/representantes de compositores en aquella época. Solamente dos en Hollywood para todos. El agente mío me dijo que todos los compositores querían hacer esa película.

Cool Hand Luke

Entonces lo que pasó fue que desde el momento que los productores y el director supieron que todo el mundo quería componer para la película, hicieron una especie de examen. Citaban a los compositores. Todavía la película no había sido filmada, pero querían ver quién podía ser el compositor, así que iban llamándonos uno por uno.

Nos dieron a leer el guion, yo lo leí, y fui parte de esa prueba. En ella les dije, “ustedes tienen aquí dos posibilidades, o bien usan un compositor que haga música popular del campo, música country, porque la película no pasa en la ciudad, o bien usan la música clásica norteamericana sinfónica, estilo Aaron Copland. Esa es la otra posibilidad. Pero también tienen una tercera posibilidad, y es hacer las dos, mezclar la música country y la sinfónica, en la misma partitura, alternando o combinando.”

Y ahí fue cuando me contrataron. Y de ahí mi carrera fuera para arriba, para arriba, haciendo cada vez más películas.

 

A mí personalmente me encanta Bullit. El tema principal me parece maravilloso, con una combinación de ritmos y sonidos, que realmente transmiten esa sensación de thriller y tensión.

Muchísimas gracias. Si se fija, tanto en Bullit, como en Misión Imposible, como en Harry el Sucio (Dirty Harry), casi todas las partituras tienen un fondo de Jazz, una sección rítmica de Jazz, porque yo nunca pude largar el Jazz completamente.

Da igual que haya hecho operas o partituras sinfónicas como Los 4 mosqueteros con Richard Lester, donde intenté hacer música en mi estilo pero que pareciera música del siglo XVII o XVIII, cuando había mosqueteros, el Jazz es parte de mí y de mi vida.

Fíjese lo que le digo. Y esto es ya una reflexión personal. He tenido muy linda vida, y sigo teniéndola porque sigo componiendo. Ya no mucho para cine, aunque hoy tuve una carta y una llamada de un director Argentino, un director joven, que me dijo que tiene una película preparada y que me quiere mandar el guion. Le pedí que me lo mande a principios de diciembre, porque ahora no tengo tiempo.

……